26 de agosto de 2014

Etapa 2. Después de la tormenta, viene la calma.

Lo primero de todo aclarar que estoy escribiendo el Blog desde el teléfono móvil y es bastante complicado controlar todos los aspectos de las publicaciones: tipo y tamaño de letra, alineación, posición de las imágenes, pies de foto, acentuaciones, etc... En cuanto pueda conectarme desde un ordernador entraré para corregir todos los fallos que detecte. Y dicho esto, comenzamos.

Pedaleando un tramo por carretera
Inauguramos la segunda etapa con la incertidumbre de saber como responderán las piernas. Veremos si los calambres se repiten, si era algo muscular, si eran agujetas anticipadas o que se yo. El caso que en previsión de estar un poco tocado planeamos la etapa avanzando por carretera, que siempre es algo más suave.
Comenzamos a pedalear y las sensaciones son buenas, ni rastro del agarrotamiento de ayer. Hoy llevamos planificada la comida, los descansos y sobre todo una correcta hidratación con suplemento de magnesio y otras sales. Y parece que da resultado. Piernas perfectas, y poco a poco y pedalada a pedalada los kilómetros van cayendo hasta que hacemos una primera parada en la curiosa iglesia octogonal de Santa María de Eunate. Un sitio tranquilo y apartado que invita a la relajación. Rápidamente nuestro momento de paz y relax en dicho monumento se ve empañado por un autobús de turistas que frenéticamente ocupan hasta el último arco y espacio de la construcción.


Avanzamos hasta llegar a Puente La Reina donde aprovechamos para sellar la credencial y almorzar. Seguimos comprobando como todo tipo de comercios, tiendas y establecimientos que han ido floreciendo a la sombra del Camino hacen su particular agosto. Para cualquier cosa que se necesite comprar es preferible alejarse unas calles del trazado principal y los precios se tornan más razonables. 

Santa María de Eunate
La etapa de hoy tiene algunos repechos importantes como la subida a Mañeru, Lorca, Ayegui o Villamayor de Monjardín. En esos casos programamos una modesta velocidad de crucero y más lentamente de lo que nos gustaría vamos acercando nuestro destino. 

Comemos en Estella y aprovechamos para recordar viejos tiempos trabajando por la zona y para echar un café con Sergio, un compañero de trabajo. 


Por camino
Enfilamos los últimos kilómetros del día y para antes de las seis de la tarde estamos ya en el albergue de Los Arcos. Nada mas salir de Villamayor de Monjardín, nos encontramos a un lugareño por el camino de tierra con ganas de hablar y saludarnos. Nos paramos y nos informa que tenemos una fuente de agua justo unos metros delante y que ya los 9 kms que nos restan son todo bajada. Le hacemos aprecio y bebemos agua. Una cosa que volvemos a comprobar es que aqui la gente tiene un concepto de todo cuesta abajo bastante extraño. Es como cuando oyes a los políticos que ya estamos saliendo de la crisis, tienden a ser mucho más optimistas que quien realmente está sufriemiendo el momento. Pues eso, que aún nos encontramos con alguna cuesta considerable, aunque es cierto que el camino se hace llevadero.

Este año no tenemos paella, jeje. Me explicaré. El año pasado llegamos a este mismo albergue el día de Sanitago, 25 de julio, y la asociación de amigos del Camino de Santiago preparó una paella popular para todos los peregrinos. Se echa de menos el ambiente que hubo aquel año.

Punto tecnológico
En los albergues no solo reponen fuerzas lo peregrinos sino que los dispositivos móviles que acompañan el viaje aprovechan para ser recargados. Difícil encontrar un enchufe libre. Un gran adelanto es sin duda las baterías externas. ¡Buen descubrimiento!
Estudiamos la etapa de mañana y aunque en principio son menos kilómetros que hoy el perfil altimétrico se nos antoja un pelín complicado. Veremos como se da.

Toque de queda.

Kilometros de hoy: 70,68. Totales hasta hoy 119.

3 comentarios:

  1. ¿No habéis estado con Pablito?

    ResponderEliminar
  2. Pasamos a la tarde y creo q Pablito solo trabaja a las mañanas. Tampoco había paella. :-(

    ResponderEliminar