30 de agosto de 2014

Etapa 6. Kilometrada

Después de la jornada de ayer madrugamos con fuerzas renovadas tanto por el día de relax como por un sueño reparador en una confortable cama. Nos preparamos como cada mañana y para las ocho estamos pedaleando saliendo de Burgos. 

La salida a través del campus de la universidad es mucho más agradable a la vista que la entrada de ayer atravesando un interminable y tedioso polígono industrial. 

Avanzamos cómodos en las primeras horas frescas de la mañana. Ya que para variar (modo irónico activado) en Burgos hace fresco, incluso en verano (si es que lo de este año se puede llamar verano). 

Monasterio abandonado en el Camino

Los primeros 20 kms son de un firme muy bueno y avanzamos a buen ritmo. Como de costumbre a primera hora de la mañana adelantamos a todos los pie-regrinos que han salido antes que nosotros. Nos encontramos con algún repecho suave, pero prácticamente todo el camino es llano.

Conforme vamos ganando kilómetros voy recordando sitios por lo que pasamos a pie, que ciertamente los tenía en el olvido. La etapa en bici de hoy aglutina tres etapas de las que hiciera a pie: Burgos-Hontanas, Hontanas-Frómista y Frómista-Carrión de los Condes.

Pedaleando

Según van pasando los días vamos afianzando esas verdades absolutas que la experiencia te proporciona. La primera de ellas es que hay que acordarse que llevas las calas puestas si te vas a parar en un semáforo, ¿verdad Ro?. La segunda de ellas es que si no quieres "comerte" una piedra, no te fijes en ella según se acerca, ¿verdad Fer?. Es algo hipnótico. Ves la piedra. Te dices a ti mismo que la vas a esquivar. Y cuanto más la miras, más acabas pasando por encima de ella.

Llegamos a Castrojeriz y lo cruzamos de principio a fin, el Camino lo atraviesa por completo. La calzada principal la han enlosetado formando flechas de modo que es muy sencillo seguir el camino correcto. Al contrario de lo que ocurre en otros pueblos, que si se consigue pasar correctamente es porque han proliferado los bares en lugar de las flechas amarillas. A Ro le encanta el pueblo. 

Buenas y empinadas cuestas
Al poco de salir de Castrojeriz nos encontramos con el único desnivel importante de la etapa de hoy y probablemente con la que sea la pendiente de mayor porcentaje y longitud que nos hayamos encontrado hasta el momento: 1050 m al 12% de desnivel. La pendiente acecha amenazadora desde un par de kilómetros antes de llegar, elevándose frente a nosotros, lo que nos da tiempo de prepararnos, por lo menos psicológicamente. Tres ciclistas de Bilbao que van delante nuestra ya han comenzado el ascenso y vemos como no tardan en bajarse de la bici y continuar a pie. Con el ánimo de hacer lo que podamos comenzamos el ascenso. Contra todo pronóstico personal y tras una buena dosis de esfuerzo y dos "chutes" de glucosa alcanzamos la cima sin haber puesto un pie en el suelo ni dejar de pedalear. Toda una proeza para estos dos ciclistas amateur. Después de semejante subida la orografía nos recompensa con una bajada acorde a las circunstancias: 350 m de bajada con un desnivel de 18%. Llegamos abajo sanos y salvos después de alcanzar los 63 kms/h, que nos da impulso suficiente para continuar un trecho sin apenas esfuerzo.




Para las 12:50 del medio día llegamos ya a Frómista con 67 kms en nuestras piernas, donde haremos parada larga para comprar y comer en algún sitio tranquilo. Lo encontramos en un césped con una de las mejores vistas del Camino: la iglesia de San Martín. Sin duda una de las construcciones mas hermosas que se pueden contemplar al pie de la ruta jacobea. Lástima que al ser mediodía la iglesia está cerrada y no podemos visitarla por dentro.


Iglesia de Frómista


Afrontamos los últimos kilómetros del día y de la etapa prevista, los que nos acercarán a Carrión de los Condes. Llegamos a buena hora al albergue Casa Espíritu Santo, en el que ya estuviera cuando lo realicé a pie, y sigo manteniendo mi buena impresión del mismo y de las monjas que lo regentan. Son realmente agradables. Me atrevería a decir que es, de los que yo conozco, en el que se trata al peregrino con más mimo y en el que mejor cuidadas se encuentran las instalaciones a pesar de que algunas estancias no sean nuevas precisamente. Un lugar sin duda recomendable.

Llegados a este punto en el que estamos próximos a pasar el ecuador del Camino (mañana a nuestro paso por Sahagún), estamos realmente contentos de como se están comportando las bicis. Ningún problema, con excepción del pinchazo de la primera etapa. Ningún ruido ni ninguna sensación extraña. Ni siquiera oímos el ruido de nuestras conchas que llevamos presidiendo nuestros manillares como si fuera el mascarón de proa de un barco en busca de un mundo nuevo. Ya que mencionamos las conchas, que todo peregrino debe llevar, haremos una mención especial al origen de las nuestras, que fueron cogidas en la playa de Seselle por un pequeño explorador, el sobrino mayor de Ro. Desde aquí nuestro mas cariñoso agradecimiento a Mario, intrépido buceador, y que sepas que llevamos una parte de ti con nosotros en este viaje a bordo de nuestras bicis.


Nuestras conchas


Mañana tenemos previsto etapa aún más larga que hoy, con unos 92 kms. Destino León. 

22:00. Toque de queda. 

Buenas noches. 

Kilómetros de hoy: 86,94. Totales hasta hoy: 364. 

2 comentarios: