27 de agosto de 2014

Etapa 3. El Camino nos persigue.

Pedregoso camino por delante
Iniciamos la tercera etapa con la mejor de las mañanas que hemos tenido hasta el momento. Hoy no hace falta ponerse ropa de abrigo y eso que es el día que más pronto hemos comenzado a pedalear. Conforme avanzan los días progresa también nuestra técnica para organizarnos por la mañana. Al final tienes la sensación de estar todo el rato con la casa encima: de la habitación a la bici y de la bici a la habitación.

Previsto para hoy llegar a Nájera, a ver hasta dónde llegamos. 

Callejeando por Logroño
Salimos por camino y llegamos a nuestro primer punto intermedio: Sansol. Apenas han transcurrido 8 kms y 40 minutos cuando se sucede la primera anéctoda del día: mi batería externa, sí, esa que os decía que era todo un invento, pues esta cómodamente cargando en la repisa de la foto de la pasada entrada. ¿Qué hacemos? ¿La damos por perdida? ¿Me vuelvo y añadimos 16 kms a la ruta de hoy?.... Al final localizamos el teléfono de un taxista de Los Arcos que acude al albergue, consigue convencer a los Hospitaleros alemanes de que el cargador es mío y nos lo acerca a Sansol. Resultado: bateria recuperada, unos euros menos y 45 minutos perdidos entre una cosa y otra.

Comenzamos el ascenso del puerto de "Mataburros" a buen ritmo y en una hora estamos en Viana, que como ya la tenemos muy vista la pasamos de largo. Continuamos directamente hasta Logroño.

Cambiamos de comunidad y cambiamos de señalización. Más escasa que en Navarra y en peor estado de conservación. Pero no nos pilla de improvisto, ya era así cuando lo hice a pie hace unos años.

Para media mañana ya estamos paseando por la Plaza de la Catedral de Santa María La Redonda de Logroño. Aprovechamos para tomar un pincho, descansar en el parque del Espolón y comer en una terraza. Con la excusa de que tenemos que vigilar las bicis, nos agenciamos siempre alguna terracita curiosa. Pedimos un risotto con hongos y somos conscientes de que el Camino nos persigue, si no me creéis, comprobadlo en la siguiente foto.

"Seta Caminera"
Labores mecánicas de mantenimiento. Compramos líquido para lubricar la cadena y les damos un manguerazo a las bicis en un lavacoches atendido por un "simpatico" rumano. Es increíble la cantidad de polvo y suciedad que se puede llegar a pegar en la bici en tan solo tres días andando por camino. 

Con las bicis en perfecto estado de revista afrontamos la ultima parte de la etapa: Logroño-Nájera. A pesar de la solana que esta cayendo, no pasamos excesivo calor y prestamos especial cuidado a hidratarnos correctamente de manera constante durante todo el itinerario. Nuestra andanza por tierras Riojanas se ha convertido en una "degustación de firmes". En tan solo una etapa hemos pedaleado en todo tipo de suelos: asfalto, cemento, tierra, grava fina, grava gruesa, piedras... Solo falta que nos pasen un cuestionario al final del día donde digamos las bondades de cada uno de ellos. SIn duda, nos quedamos con suelo firme. El circular sobre grava suelta o piedras o camino sin pisar se hace mucho más duro y requiere de un mayor esfuerzo.

Embalse de la Grajera a la salida de Logroño
La entrada a Nájera la recordaba larga y muy tediosa, y la verdad es que esta vez, no ha sido diferente. No sé si porque ya venía condicionado de la experiencia anterior, pero lo cierto es que Nájera se ve desde unos 6 kms antes de llegar y la aproximación es muy aburrida, rodeando la ciudad y pasando por la zona industrial.

Nos alojamos en el mismo albergue que la otra vez, de los pocos del camino que aún mantienen esa esencia peregrina de antaño y no se cobra por alojamiento sino que aquel que pernocta da la voluntad. Este se encuentra regentado por la asociación de amigos del Camino de Santiago y lo atendien voluntarios. De todos los que hemos estado hasta el momento es el que más ambiente ha tenido, con diferencia.

Finalizando el día en el parque junto al río
Para cenar disfrutamos de uno de esos "momenticos" únicos que te regalan estos viajes. Nos compramos un bocadillo, un botellin de agua y nos tumbamos en el césped de un prado a escasos metros del río. Aprovechamos para hablar y arreglar el mundo mientras nos relajamos, reímos, hablamos del fututo y vemos como poco a poco la luz del día se va apagando. Gracias por estos momentos Ro.


De nuevo toque de queda a las 22:00 horas, aunque los hospitaleros tienen preparada cena y aprovecho para transgredir la hora de irme a la cama finalizando el blog.

Buenas noches.

Kilómetros de hoy 64,95. Totales hasta hoy 184.

2 comentarios:

  1. No os olvidéis la basílica visigoda a la derecha de la carretera.

    ResponderEliminar